El tamaño de los paneles solares: más grande no significa mejor - EnchufeSolar
electrodomesticos_cambio_tarifario
Poner los electrodomésticos con el nuevo cambio tarifario
25 mayo, 2021
Apertura_delegacion_en_Paterna
EnchufeSolar abre nueva delegación en Paterna, la segunda en la comunidad valenciana
28 mayo, 2021

El tamaño de los paneles solares: más grande no significa mejor

panel_solar_tipos y tamaños

panel_solar_tipos y tamaños

A la hora de realizar una instalación solar fotovoltaica hay que tener en cuenta que no todos los paneles solares son iguales. En este artículo analizamos cómo son los paneles solares, de qué están hechos, qué tamaños de paneles solares existen, y cuál es el tamaño ideal en función de la instalación que vayamos a realizar.

Las placas solares son un conjunto de células fotovoltaicas interconectadas, que conforman un sistema capaz de transformar luz solar en energía eléctrica. Su funcionamiento es el siguiente: las celdas fotovoltaicas captan los fotones del sol y, gracias al material semiconductor del que están hechas, el silicio, los transforman en electrones.

¿De qué están realizadas?

El panel solar está formado por:

  • Células fotovoltaicas
  • Conexión eléctrica entre dichas células
  • Encapsulantes, normalmente etileno vinil acetato (EVA), que forman una capa selladora alrededor de las placas solares protegiendo las células fotovoltaicas
  • Vidrio templado o cristal, que, junto al encapsulante, protege las células
  • Pegatina de PVC, situada en la parte posterior de las placas solares
  • Marco de aluminio con agujero de fijación

El sistema fotovoltaico está compuesto también por:

  • Estructura donde se fijan los módulos
  • Cableado
  • Inversor solar, que transforma la corriente continua en alterna
  • Baterías para placas solares (si fueran necesarias)

Tipos de placas solares

Existen dos grandes tipos de placas solares: las monocristalinas y las policristalinas.

Policristalinas: es un tipo de panel solar que lleva tiempo en el mercado y que ha demostrado tener una durabilidad muy alta. Su principal ventaja es que su proceso de fabricación es el más simple de todos, lo que hace que su precio sea también el más económico.

Utiliza un silicio de tipo P, que no tiene demasiada diferencia con el tipo N que utilizan los paneles de gama alta. Su potencia de salida es de hasta 285W en módulos de 60 celdas, aunque existen algunos de célula partida que pueden llegar a alcanzar algo más de potencia. Esta potencia se mide en condiciones STC (condiciones normalizadas), con una irradiancia de 1000 w/m2 y una temperatura de 25º.

En cuanto a su eficiencia, se sitúa en torno al 16-17%, con un coeficiente de temperatura (pérdidas en el módulo por cada grado a partir de 25º) de 0,40%.

Otro parámetro a tener en cuenta es la degradación del módulo, que se sitúa en un 20% a 25 años vista.

Monocristalinas: las células que lo forman se componen de un único cristal de silicio de alta pureza, solidificado a temperatura homogénea, lo que otorga mayor eficiencia y rendimiento al panel solar, ya que permite a los electrones moverse con mayor libertad.

Esta tecnología es la más recomendada a nivel residencial, donde el espacio es limitado y se puede instalar más potencia con el mismo número de paneles. Además, a nivel estético, las células monocristalinas son enteramente negras y se integran mejor en las cubiertas.

El tamaño de los paneles solares

Existen, básicamente, dos tamaños estándar de paneles fotovoltaicos, en función de las celdas que lo componen.

  • Por un lado, el de 60/120 celdas, que tiene un tamaño de 1,7 metros x 1 metro y alcanza una potencia de 285-400W.
  • Un tamaño algo más grande, de 2 metro x 1 metro, compuesto por 72/144 celdas y una potencia de 350-490W.

Los fabricantes y profesionales del sector recomiendan para uso residencial elegir siempre el tamaño de 60 celdas, dado que resiste mejor las cargas, tanto de nieve como de viento. Al contario, para uso industrial, aconsejan las de tamaño más grande, puesto que una nave necesita una cantidad mayor de energía para autoconsumo que una vivienda particular.

También se pueden encontrar módulos de mayor tamaño para conseguir una potencia superior paneles de 132/156 celdas y dos tamaños:

  • Tamaño de 2,3 x 1,1 metros con 350-560W de potencia.
  • Tamaño de 2,4 x 1,3 metros, que alcanzan entre 560 y 680W.

Debido a su elevado peso, no se aconseja su uso sobre cubiertas, sino directamente sobre el suelo para no sobrecargar la estructura de los edificios.

¿Qué criterios seguir para elegir el panel?

Para escoger los paneles solares más adecuados a nuestra instalación, deberemos tener en cuenta una serie de parámetros:

  • La potencia máxima por metro cuadrado del panel solar instalado
  • La cantidad de energía que se desea producir en un año (kW)
  • La ubicación y horas de sol del lugar donde se encuentra la instalación
  • El área disponible para la instalación de los paneles
  • Su orientación. La última tendencia se basa en la colocación este-oeste, u oeste cuando solo es posible este punto.

Más grande no significa mejor

Últimamente, se viene observando una tendencia a elegir los módulos solares más grandes, pensando que a mayor tamaño de los paneles solares mayor potencia se va a conseguir y más económica va a resultar la inversión. Sin embargo, se trata de una idea errónea, que no tiene en cuenta una serie de factores indirectos, que tienen un gran impacto en el precio final de compra e instalación y en su rentabilidad a medio y largo plazo.

De hecho, según los expertos, los paneles que mejor relación potencia/coste tienen no son los de mayor tamaño, especialmente en las pequeñas instalaciones, que son las que más complicaciones sufren por el uso de paneles grandes. En estos casos, los costes globales óptimos se producen con tamaños menores a 2,1 metros.

En la siguiente imagen vemos cómo para una misma superficie, una instalación con paneles solares más pequeños puede producir más energía que con paneles más grande, reduciendo, sin embargo, el peso sobre la estructura del edificio y minimizando los riesgos de la instalación.

Si se busca la mejor relación final entre potencia y precio, los profesionales aconsejan optar por paneles medianos. Gracias al ahorro en los precios derivados del menor tamaño, el coste por panel a lo largo de toda la cadena de suministro e instalación será más bajo y acumulativamente se habrá ahorrado en gastos. En definitiva, un módulo más grande y potente no es necesariamente mejor porque, además de pensar en los procesos de fabricación de obleas, células y módulos, hay que tener en cuenta también aspectos como el transporte, la instalación y la integración de sistemas.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?