▷Plantas solares flotantes【Una alternativa en ascenso 】
Cambios regulatorios en la factura de la luz. Una razón más para apostar por la energía solar.
30 noviembre, 2020
Placas solares en comunidades de vecinos.
11 enero, 2021

Plantas solares flotantes, la alternativa al suelo tradicional.

¿Sabías que la cantidad de energía que la tierra recibe del sol es la equivalente a 89.000 TW? TW es un Tera vatio, que equivale a un billón de vatios. Esto es seis veces más que la energía que se consume en todo el planeta, que se estima está en unos 16 TW.

Hace diez años ya se calculaba que con seis grandes plantas fotovoltaicas ubicadas de forma estratégica a lo largo del planeta se podría obtener la electricidad suficiente para cubrir la demanda global.

La problemática del espacio en algunos países ha impulsado el desarrollo de la energía solar flotante como alternativa. Disponer de instalaciones fotovoltaicas sobre superficies acuáticas es un reto al que se enfrenta la energía solar y Asia es el continente a la cabeza en este tipo de instalaciones.

Desde el punto de vista de la superficie acuática disponible, las instalaciones solares sobre el agua tienen un gran potencial ya que actualmente hay más de 400,000 km2 de áreas artificiales de agua. De hecho, es desde 2013 cuando las instalaciones de plantas solares flotantes medias y grandes (las de más de 1MWp) comenzaron a surgir hasta desarrollarse actualmente en cualquier parte de nuestro planeta.

¿Qué son las plantas solares flotantes?

Como su nombre indica son plantas solares suspendidas sobre el agua. Puede instalarse sobre cualquier superficie acuática, desde el mar, hasta lagos sin valor ecológico, presas, canales…

Al igual que las instalaciones fotovoltaicas terrestres, las flotantes tienen un sistema muy parecido. Tanto los paneles como los inversores descansan sobre una superficie flotante que está anclada a la parte inferior. También es posible conectarlos a la tierra a través de líneas eléctricas flotantes. No obstante, los sistemas de anclaje dependerán de la superficie acuática y las condiciones del nivel del agua, tipo de flotación, viento, condiciones del suelo etc. Independientemente de estas variables una instalación de paneles solares flotantes tiene cuatro partes:

Portón: la estructura que sostiene el panel.

Este pontón está compuesto de una estructura y un flotador que mantiene suspendida la instalación sobre el agua.

Amarre.

Este amarre ancla la estructura a la parte inferior y ayuda a ajustar las fluctuaciones del nivel del agua.

Sistema fotovoltaico.

Son los propios paneles solares. Generalmente los más utilizados son los cristalinos.

Sistema de cableado submarino.

Es el cableado subacuático encargado de llevar la energía generada a la subestación eléctrica.

¿Cuáles fueron las primeras instalaciones fotovoltaicas flotantes del mundo?

Si la historia de la energía solar es reciente, la de las plantas solares flotantes es aún más. La primera instalación solar flotante fue construida en 2007 en Japón, concretamente en la Prefactura de Aichi. En los siguientes 7 años tanto norteamericanos como franceses e italianos fueron los primeros países en registrar patentes. Se trataron de instalaciones orientadas a la investigación y desarrollo. Un año después tuvo lugar la primera instalación comercial, construida en California, en una bodega, según el informe «where the sun meets water» del Banco Mundial.

Plantas solares flotantes ventajas y desventajas

A pesar de ser una alternativa que se enfrenta a varios desafíos como su impacto ecológico o la falta de experiencia puesto que se trata de una ubicación alternativa muy reciente, las plantas solares flotantes ya han demostrado una serie de ventajas que todos coinciden en resaltar:

Mayor productividad.

Estos sistemas flotantes, debido al enfriamiento natural del agua generan más electricidad que los montados en el suelo o en los tejados.

Una alternativa a la escasez de suelo.

En países pequeños o con escasez de terreno, disponer de superficies acuáticas para este tipo de instalaciones es una solución altamente viable.

Reducen la evaporación.

Al cubrir una superficie de agua, ayudan a evitar la pérdida de agua por evaporación. Evidentemente eso dependerá de las condiciones climáticas de cada área acuática y la cantidad de superficie cubierta.

Versatilidad en la ubicación.

Cualquier superficie de agua con mucha luz solar es factible para instalar placas solares.

Fácil implementación y administración.

Al no contar con los cimientos de una estructura fija de una planta terrestre, la implantación y gestión es más rápida y fácil.

En cambio, las plantas solares flotantes ubicadas en mar adentro se enfrentan a una serie de amenazas aún pendientes de resolver:

Oleaje.

Este inconveniente se está afrontando con la instalación en bahías y puertos. Los modelos instalados que se están desarrollando actualmente están preparados para soportar variaciones en la altura de la superficie del mar de hasta 10 metros, olas de hasta 2 metros y vientos hasta de 190 km/h.

Salitre.

La corrosión por la sal marina puede reducir la vida útil de estas instalaciones y su eficiencia. El salitre puede dañar las estructuras metálicas y también los paneles. Y aunque se está avanzando en este aspecto, aún no hay garantías totales de una protección absoluta ante este agente externo.

En este vídeo puedes ver las ventajas y desventajas de los paneles solares flotantes

Al tratarse de una alternativa al suelo, países con limitación territorial como Holanda o Noruega ya están apostando en firme por este tipo de instalaciones. Recientemente, ambos países han puesto en marcha ambiciosos proyectos con la implantación de instalaciones flotantes en sus zonas marinas.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?