Preguntas frecuentes puntos de recarga - EnchufeSolar
bajada del IVA
Bajada del IVA de la luz: ¿cómo y a quién afectará?
30 junio, 2021
La lucentina Hóbaco hace sus puertas más sostenibles de la mano de la Energía Solar
6 julio, 2021

Preguntas frecuentes puntos de recarga

puntos de recarga

puntos de recarga

Preguntas generales sobre puntos de recarga

¿Qué es un punto de recarga?

Un punto de recarga es una toma de corriente eléctrica a la que se le conecta un cable para cargar la batería de los vehículos eléctricos.

¿Qué tipos existen?

Existen cuatro tipos de puntos de recarga:

  1. Puntos de recarga portátiles. Especialmente útiles para hacer viajes de cierta distancia. Resulta casi imprescindible considerar los adaptadores para garantizar la recarga en cualquier punto geográfico.
  2. Puntos de recarga murales. Se instalan en la pared y son la opción más conveniente y usual para conductores de vehículo eléctrico con garaje propio, sea privado o comunitario. Supone una inversión mayor que los puntos de recarga portables, pero el beneficio a medio-largo plazo está casi garantizado.
  3. Puntos de recarga en poste. Los pole no están pensados para usuarios particulares. Sirven para recargar el vehículo en cualquier parte del país, en zonas de recarga habilitadas por administraciones públicas o por empresas privadas (por ejemplo, electrolineras a modo de gasolineras normales).
  4. Puntos de recarga portátiles con toma Schuko regulados a menos intensidad o puntos de recarga SCHUKO, ideales para vehículos eléctricos con menor capacidad de batería (coches pequeños, motos eléctricas, bicicletas eléctricas…).

¿Dónde se puede instalar un punto de recarga?

En una casa independiente o unifamiliar. En este caso, el punto de recarga se conecta a la toma doméstica sin un coste adicional. El tipo de conector sugerido es el Schuko con toma de tierra y la recarga que se puede hacer es a baja potencia. Al ser una casa unifamiliar, no es necesario realizar ninguna gestión ni solicitar permisos.

En una comunidad de vecinos. Si la instalación es en un garaje o plaza de parking individual, no es necesaria la aprobación de la Junta de vecinos para instalar el punto de recarga; es suficiente con avisarles y notificarles la instalación. Solo habría que solicitar permiso a la Junta en caso de tener que usar un contador comunitario. En cuanto a la línea de suministro desde la que se realizará la instalación, existen tres posibilidades:

. Desde el propio contador. No supondrá hacer un contrato nuevo; por tanto, los costes fijos de potencia serán los mismos. Dependiendo de donde esté ubicado, conllevará más o menos metros de cableado.

. Desde la línea de suministro del garaje. En este caso, habrá que instalar un contador secundario para repercutir el gasto del consumo de carga directamente al propietario del coche eléctrico.

. Nueva línea de suministro. Si ninguna de las dos anteriores es posible, será necesaria la instalación de un nuevo contador y un nuevo contrato. Esto supone añadir un gasto fijo más, que será la potencia contratada para dicho contrato. 

¿Qué edificios cuentan con preinstalación de puntos de recarga?

El Real Decreto 1053/2014 obliga a los constructores a incluir la preinstalación de puntos de recarga de vehículos en aquellos edificios de reciente construcción, es decir, posteriores a 2014. En este caso, el coste de la instalación para el particular es menor, puesto que ya hay una parte hecha.

¿Qué puntos de recarga existen según su intensidad?

Existen tres puntos de recarga diferentes dependiendo de la velocidad de recarga que proporcionan. A mayor velocidad, más costoso será el punto de recarga. Las baterías de un vehículo eléctrico tienen cuatro modos operativos de carga: tres en corriente alterna (AC) y uno en corriente continua (DC).

  • Carga lenta. Es el más sencillo y solo requiere conectar un cable tipo Schuko de 230 voltios a la toma y al vehículo. El tiempo de carga va en función de la capacidad de la batería. Lo ideal es aprovechar los tramos supervalle del contrato de suministro eléctrico y hacer su carga durante el tiempo en que el coche está parado, que suele ser por la noche. Es ideal para cargar motocicletas y bicicletas eléctricas. A baja potencia (2,3 kW máximo) con corriente alterna.
  • Carga normal. Para vehículos eléctricos que se recargan durante la noche. Es la más indicada para garajes comunitarios o particulares. La recarga completa tarda entre 6 y 8 horas. A potencia estándar (3,7 kW).
  • Carga semirrápida. Son los menos habituales. Suelen encontrarse en espacios públicos, como parkings de centros comerciales, lugares de trabajo, etc., donde los vehículos permanecen poco tiempo. También se recomiendan para garajes comunitarios o particulares donde se desee cargar el vehículo con rapidez. En estos puntos, el tiempo medio de recarga se reduce a, aproximadamente, 4 horas. A potencia media (11 kW y 22 kW).
  • Carga rápida. Son los ubicados en gasolineras y estaciones de servicio. En ellos, se puede cargar el 80% de la batería en unos 30 minutos. A potencia elevada (43 kW).
  • Carga ultrarrápida. Para espacios donde las cargas deben ser extremadamente rápidas. A potencia muy elevada (50 kW).

¿Qué tipos de conectores de puntos de recarga existen?

Los tipos de conectores todavía no están estandarizados a nivel mundial. Por este motivo, existen varios enchufes, con diferente tamaño y propiedades:

  1. Conector doméstico tipo Schuko. Responde al estándar CEE 7/4 Tipo F y es compatible con las tomas de corriente europeas. Tiene dos bornes y toma de tierra, y soporta corrientes de hasta 16 A, solo para recarga lenta y sin comunicación integrada. Se puede encontrar en múltiples electrodomésticos.
  2. Conector SAE J1772, o Tipo 1, a veces conocido también como Yazaki. Es un estándar norteamericano, específico para vehículos eléctricos. Mide 43 mm de diámetro y tiene cinco bornes: los dos de corriente, el de tierra y dos complementarios, de detección de proximidad (el coche no se puede mover mientras esté enchufado) y control (comunicación con la red).

Nivel 1: hasta 16 A, para recarga lenta.

Nivel 2: hasta 80 A, para recarga rápida.

  • Conector Mennekes, o Tipo 2. Es un conector alemán de tipo industrial, VDE-AR-E 2623-2-2, a priori no específico para vehículos eléctricos. Mide 55 mm de diámetro y tiene siete bornes: los cuatro para corriente (trifásica), el de tierra y dos para comunicaciones.

Monofásico, hasta 16 A, para recarga lenta.

Trifásico, hasta 63 A (43,8 kW), para recarga rápida.

  • Conector único combinado o CCS. Propuesto por norteamericanos y alemanes como solución estándar. Tiene cinco bornes: para corriente, protección a tierra y comunicación con la red. Admite recarga tanto lenta como rápida.
  • Conector Scame, o Tipo 3, también conocido como EV Plug-in Alliance, principalmente apoyado por los fabricantes franceses. Tiene cinco o siete bornes, ya sea para corriente monofásica o trifásica, tierra y comunicación con la red. Admite hasta 32 A (para recarga semirrápida).
  • Conector CHAdeMO. Es el estándar de los fabricantes japoneses (Mitsubishi, Nissan, Toyota y Fuji, de quien depende Subaru). Está pensado específicamente para recarga rápida en corriente continua. Tiene diez bornes, toma de tierra y comunicación con la red. Admite hasta 200 A de intensidad de corriente (para recargas ultrarrápidas). Tanto el conector como el cable son los de mayor diámetro.

¿Qué partes componen un punto de recarga?

  1. Cargador. Se instala en la pared y, normalmente, suele ser uno genérico o el de la marca del coche. Los costes del cargador dependerán de:

– La cantidad de conexiones que tenga.

– Los elementos de seguridad de los que disponga: llave o tarjeta.

– Si tiene manguera.

  • Sistema electrónico para su programación o monitorización del consumo.
  • Cableado y tubos de canalización del cable.
  • Trabajo técnico de instalación.

¿Es necesario aumentar la potencia contratada?

Si se desea una carga rápida o semirrápida, la respuesta es sí; se debe aumentar la potencia del contrato, lo que se traducirá en una subida en la factura eléctrica.

¿Cuándo es necesario elaborar un proyecto?

Precisan elaboración de proyecto aquellos puntos de recarga que sirvan para más de 5 plazas de estacionamiento y cuya potencia sea superior a 10 kW.

PREGUNTAS SOBRE EL PLAN MOVES

¿Qué es el plan Moves?

El plan Moves, implementado a raíz de la crisis del coronavirus, es un paquete de ayudas del Gobierno español destinado a incentivar la compra de coches eléctricos, híbridos, híbridos enchufables y vehículos a GLP (gas licuado del petróleo) o GNC (gas natural comprimido) y favorecer la descarbonización.

El pasado año, partía de un presupuesto de 100 millones de euros (Plan Moves II), que se ha incrementado hasta los 400 millones este año 2021 (Plan Moves III), en ayudas directas para la movilidad eléctrica y para la infraestructura de carga. Este plan será ampliable a 800 millones si la demanda lo requiere y tendrá una continuidad hasta finales de 2023, año en el que se espera que circulen al menos 250.000 vehículos eléctricos y haya como mínimo 100.000 puntos de recarga, tanto públicos como privados. El Plan Moves II y el Plan Moves III coexistirán temporalmente durante este año. De todos modos, se recomienda, siempre que sea posible, acogerse al Plan Moves III.

¿Cuáles son las características principales del Plan Moves?

Concretamente, la cuantía de las ayudas y descuentos de este plan es la siguiente:

  • Turismos eléctricos: 4.500 € + 1.000 € (descuento obligatorio concesionario) + 2.500 € (achatarramiento). Total: hasta 8.000 €.
  • Furgonetas eléctricas: 7.000 € + 1.000 € (descuento obligatorio concesionario) + 2.000 € (achatarramiento). Total: hasta 10.000 €.
  • Coches eléctricos e híbridos enchufables (autonomía entre 30 y 90 km): 2.500 € + 1.000 € (descuento obligatorio concesionario) + 2.500 € (achatarramiento). Total: hasta 6.000 €.
  • Motos eléctricas: 1.100 € + 200 € (achatarramiento). Total: hasta 1.300 €.

Líneas de financiación del Plan Moves

El Plan Moves no solo está orientado a incentivar la compra de coches 100% eléctricos, sino que también contempla otras cuatro líneas de financiación:

  • Compra de vehículos de energías alternativas.
  • Instalación de puntos de recarga de coche eléctrico.
  • Sistemas de alquiler de bicicletas eléctricas.
  • Implantación de medidas de movilidad sostenible al trabajo en un escenario post COVID.

Esto incluye, además de turismos, furgonetas, autobuses, minibuses, camiones, motos y cuadriciclos.

¿Qué descuentos extras contempla el Plan Moves III?

Con el fin de fomentar la movilidad de las poblaciones más pequeñas, el plan Moves III incluye unos incentivos extras. Aquellas personas que residan en municipios de menos de 5.000 habitantes, siempre que acrediten su empadronamiento y lo mantengan durante al menos dos años desde la fecha de registro de la solicitud, verán incrementada la ayuda en un 10%, cantidad aplicable también para los taxistas.

En cuanto a los autónomos, particulares, comunidades de propietarios y entidades locales que no desarrollen actividad empresarial, las ayudas cubrirán el 70% del coste de la instalación de infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos, o de las actuaciones de preinstalación de recarga en comunidades de propietarios. Esta ayuda se incrementará un 10% adicional en municipios de menos de 5.000 habitantes, hasta el 80%.

El coste subvencionable incluye equipos, instalación, derivación desde contadores, coste del proyecto y tasas. Para llevarlo a cabo, no es necesario disponer de un coche eléctrico.

¿Cuáles son los requisitos para poder solicitar las ayudas del Plan Moves?

  • Ser mayor de edad (salvo en vehículos para personas con movilidad reducida).
  • Entregar un coche para el achatarramiento con más de 7 años de antigüedad. En caso de no entregarlo, se reducirá la cuantía de la ayuda hasta 4.500 € en el caso de los coches 100% eléctricos y 2.500 € para los híbridos.
  • Que el precio del coche no supere los 45.000 €, o 53.000 € en el caso de vehículos de 8 y 9 plazas.
  • En el caso de híbridos enchufables, que tengan una autonomía eléctrica homologada de 30-90 km.

¿A quién están destinadas las ayudas del Plan Moves?

A personas físicas, empresas, instituciones públicas y privadas. Los particulares solo podrán optar a una ayuda, mientras que las empresas podrán hacerlo a un máximo de 30. Las personas que opten a estas ayudas no podrán haber recibido anteriormente subvenciones de otro tipo para vehículos eficientes.

La entrega de la ayuda no es inmediata, sino que tarda 6 meses desde la presentación de la solicitud. Si no se recibe notificación en esos 6 meses, se entiende que la ayuda ha sido desestimada.

La Moves es una ayuda que tributa, ya que se considera una ganancia patrimonial no derivada de transmisión de elementos patrimoniales. A efectos prácticos, ese dinero se suma al resto de salarios y rentas que se integran en la base general de IRPF para tributar dentro de ella.

¿Quién gestiona las ayudas del Plan Moves III?

Las Comunidades Autónomas son las encargadas de gestionar las ayudas, que les son asignadas según el número de habitantes.

Del mismo modo, son también las Comunidades Autónomas las que decidirán cómo reparten la dotación asignada entre las diferentes líneas de financiación, respetando los máximos permitidos. Asimismo, cada región determinará si las gestiona de forma directa o a través de alguna entidad autorizada. En función de ello, la Comunidad establecerá dónde y cómo solicitar las ayudas a la movilidad eléctrica.

El plazo de solicitud de las ayudas se iniciará antes de julio de 2021. Particulares y autónomos podrán beneficiarse de ellas a partir del 10 de abril, incluido.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?